Historia

Los primeros antecedentes de la fundación Sitadel se sitúan a finales del año 2016. En aquella oportunidad, desde el programa de interculturalidad de la municipalidad de La Reina, se organizó a un grupo de vecinos para levantar una iniciativa basada en la enseñanza de español a migrantes haitianos. En aquella oportunidad fuimos cuatro voluntarios (profesores, en su mayoría) los interesados en impulsar esta iniciativa.

Así comenzamos con dos grupos (de 10 personas en cada grupo, aproximadamente) en la Aldea del Encuentro. Tiempo después abrimos un tercer curso en atención a la demanda por clases. En aquella oportunidad, dos grupos daban clases en una misma sala y las condiciones no eran las mejores por el frío y la acústica. En aquella oportunidad, remediábamos la situación con estufas y otros artefactos que traíamos de nuestras casas.

Paralelamente se realizaron varias campañas para recolectar vestuarios y ropa de cama para distribuir entre los mismos haitianos. Estas fueron muy exitosas y se entregaron también artefactos para el hogar como colchones, estufas y otros utensilios de cocina. De alguna manera, esto contribuyó a generar un vínculo más allá de la enseñanza del español.

Desde agosto del año 2017 en adelante las clases se comenzaron a impartir en el Complejo Educacional La Reina (muy cerca de la Aldea del Encuentro). En aquella oportunidad (de Agosto a Diciembre) los cursos ofrecidos se situaban como parte de un proyecto FONDEVE (Fondo de Desarrollo Vecinal) de Opihch (Organización para la Integración de haitianos en Chile).

Finalmente a fines del año 2017 se decide crear una fundación para formalizar el trabajo voluntario que se estaba realizando. El nombre (“Sitadel”) fue una alternativa entre muchas otras y escogida por los mismos estudiantes. Este sitio corresponde a una fortaleza emplazada al norte de Haití y construida para resistir a la colonización francesa. El nombre, de esta manera, resuena en los beneficiarios de nuestro trabajo y constituye un emblemático lugar de resistencia.

Durante enero y febrero del año 2018 ofrecimos un taller de informática en el Colegio Barrie Montessori (Peñalolén). Este fue un curso dirigido a quienes egresaron del curso de español (nivel avanzado).

Por otro lado, gracias a la reciente creación de la fundación, ha sido posible formalizar más y mejor los proyectos que deseamos implementar, efectuando un trabajo más institucionalizado. Además se han comenzado a establecer convenios de trabajo con la Municipalidad de La Reina, OPIHCh, parroquia Santa Rita (Pastoral Migrante) y se desea establecer convenio con INACAP y otras organizaciones de migrantes de La Reina (peruanos y bolivianos).

A su vez, la creación de la Fundación está facilitando la formalización de voluntariados y se espera recabar algún financiamiento específico para financiar actividades de coordinación y administración, potenciando mayormente el alcance de sus actividades.

¡Síguenos en nuestras redes sociales! Haz click acá: